Drogas despeñadas por un barranco cerebral.

NocheBuena, el lado más cañero de la mente Española.

Aunque soy muy dado a expresar una opinión o cientos de ellas, sin saber, al buen tuntún. Lo que se nos viene encima otra vez, no tiene nombre. Y como no tiene nombre, no voy a ser tan osado de dárselo yo. Así que ahora sólo me cabe preguntarme, y preguntarme, y preguntarme… ¿Dónde coño compran las drogas los programadores de televisión? ¿Se las vende algún antiguo compañero suyo de la universidad? ¿Tienen su propio laboratorio en casa, aprovechando su Quimicefa hasta límites insospechados para humanos normales?

Supongo que no hay nada más fácil que criticar a los demás, y concretamente a un encargado de decidir que se le ofrece a los Españoles en una noche com la de hoy. No, esto no me da derecho a poner a escurrir el especial de Raphael en TVE, (aparte de que a mi ese señor me parece un artísta enorme). En vez de criticar , este asunto me hace regurgitar preguntas y más preguntas. ¿Quién ve la tele esta noche? eso no me importa, pero me lo imagino. ¿por qué no utilizar la electricidad gastada en especiales de navidad para poner cine de calidad? No hablo de taquillazos, hablo de cine.

Al llegar a cierta edad, empezamos a ver que la cuenta de nuestra vida, hace ya muchos dias que fue dada de alta, pero ante la encrucijada de seguir siendo un niñato capullo, o dejarme llevar por el fervor popular y salir a la calle con una corbata en la cabeza, utilizando como instrumento una botella de anís y portando el contenido de la botella pero dentro de mi torrente sanguíneo… Pues soy un capullo. Un capullo que verá La princesa prometida, Dentro del laberinto, Willow, Regreso al futuro, El día de la bestia… Ésta última muchos direís que no es para niños, pero no, me parece la película navideña más educativa que jamás se haya hecho. Yo la vi siendo niño y no me ha sentado tan mal como podreís pensar. El caso es que lo que estos títulos escogido al azar tienen en común es eso, la capacidad de enseñar algo, por muy peregrino o chorras que te pueda parecer, tienen algo inside para transmitirle al mundo.

Ahora bien, si eres el que decide, qué se pone esta nochebuena en la tele, estoy seguro de que no te interesa enseñar nada. Salvo los pechos de alguien. O los pechos a alguien. Pero de lo que estoy convencido, es de la orgía sincrónica de sustancias estupefacientes que conforman esa danza macabra e infernal en tu cerbro. “Es lo que la gente quiere ver, sólo les damos lo que les gusta”. Prefiero que me apaleen a creer algo así. Comentando en Twitter algo relacionado con la “ley Sinde” , llegúe a la conclusión de que “en este país solo se sabe ir de botellón y bajarse cosas de la red”. Varios tuiteros llegamos a esa conclusión, o ya la teníamos. Pero es algo extensible a la conciencia colectiva española, “Nos importa todo un pito”.

¿Es esa la razón por la que las salas de cine se cierran? ¿Es por eso, que los jóvenes son cada vez más ignorantes? (y me da lo mismo que paguen una universidad) ¿Eso es lo que hace que la gente se descargue películas una detrás de otra casi a diario, luego ni las vea, y sólo pague por bodrios y cine de franquicia los sábados con “la churri” o los colegas?  ¿Es eso lo que nos convierte en uno de los países con un índice de pirteria mayor del mundo? ¿Es eso lo que nos convierte en uno de los países con mayor índice de consumo de cocaína del mundo?

No sé , es todo muy confuso, pero supongo que los altos índices de consumo de drogas en España vienen dados por muchos factores, programadores televisivos, algún que otro presentador, la gente de mi barrio, mis antiguos jefes…

Nuestra conciencia en un barranco donde se tira toda la escoria de una mina repleta de drogas y prejuicios. Hay gente brillante , hay gente muy brillante y en todos los campos. Pero el atraso sigue ahí , liberando toda nuestra energía en tratar de entendernos, en tratar de reconciliarnos. En tratar de compartir las drogas, y no metérnoslas hasta por las orejas, para no terminar en el fondo del barranco, junto a esa pila de residuos y frustraciones enseñadas, con un ojo morado y la boca seca y pastosa.

Y mientras tanto, mientras el penoso desfile de telebasura pasa ante los ojos de un país atiborrado frente al televisor, El Nota Aguanta…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s